índice dpz

 

MONASTERIO DE VERUELA

EL MONASTERIO DE VERUELA

LOS BÉCQUER EN VERUELA

PROGRAMACIÓN 2009

     
  mapa Veruela  
 

 
     

LOS BÉCQUER EN VERUELA

  Rutas de Bécquer

EL paisaje y las tradiciones del Moncayo inspiraron al poeta sus rimas y leyendas. Los pueblecitos y las gentes del Somontano son el soporte de sus Cartas desde mi Celda.

Ruta: (Tarazona)-Grisel-Santa Cruz de Moncayo-San Martín de la Virgen del Moncayo-Lituénigo-Litago-Trasmoz-Alcalá de Moncayo-Añón (Monasterio de Veruela).

Interés: Quizás sean estos los paisajes más genuinos del Moncayo. El núcleo de pueblos próximos al Monasterio de Veruela que han difundido escritores y pintores. Hay un encanto indescriptible en sus calles y es un privilegio situarse en sus balcones y miradores para otear la Montaña.

Duración orientativa: Una jornada (7-8 horas).

Desplazamiento: En coche y paseos discrecionales a pie.

Altitud: Grisel, 625 metros; Santa Cruz, 629 metros; San Martín, 813 metros; Lituénigo, 756 metros; Litago, 781 metros; Trasmoz, 765 metros; Alcalá, 766 metros; Añón, 907 metros; Veruela, 620 metros.

Superficie: Red de carreteras comarcales en forma de peine de cortas "púas", sin comunicación entre ellas: 40 kilómetros.

Epoca del año: Todas (primavera, otoño, verano, invierno).

Observaciones: El recorrido por parajes naturales invita a abandonar la pista, algo estrecha pero en buen estado y de escaso tránsito.

Alojamientos: Tarazona, San Martín, Alcalá, Veruela, Vera.

Carburantes en Tarazona y Bulbuente.

Partiendo de Tarazona, dirección Zaragoza, por la N-122 durante 2 kilómetros se llega al desvío, orientado hacia el Monte de la Diezma (3 kilómetros) hasta llegar a Grisel, (teléfono público 64 00 24), que fue propiedad del Cabildo de Tarazona desde mediados del siglo XIV hasta la Desamortización (siglo XIX). La población mudéjar, hasta su expulsión en 1610, dejó su avanzado sistema de riegos y un bello castillo (siglos XIV-XV) amurallado, junto a la gran iglesia de la Asunción (siglo XVI), antigua mezquita, con bellos decorados en las ménsulas de sus bóvedas.

Cerca de aquí, en plena Diezma, sorprenden unas raras construcciones de piedra en hiladas circulares voladas, formando una falsa cúpula que recuerda los llamados tholos o "tesoros de Micenas" y que por los indicios sirvieron aquí de abrigos ganaderos. Son conocidos por las Cabañas de pastores

Samangos es una ermita próxima (siglo XVI), donde cada 23 de abril, día de San Jorge, se celebra la vistosa tradición conocida por "Las cortesías". Tradiciones y leyendas como la del Pozo de los Aines, de la que nos ocupamos en otro lugar de esta revista.

Su gente, muy dinámica, se agrupa en la Asociación Cultural "La Diezma", en la de "Amigos de los Castillos del Moncayo" y en una banda musical.

A la salida de Tarazona, por la variante de la N-122 que evita su travesía, está a mano izquierda el desvío hacia Santa Cruz de Moncayo (3 kilómetros) (teléfono público 64 00 50). Antes de llegar se contempla el embalse del Val. Atención, senderistas: El PR-1 (sendero de pequeño recorrido) pasa por Santa Cruz hacia Los Fayos, Grisel o Tarazona, con una duración de unos 40 minutos cada uno. Existen restos de un castillo medieval y una lápida romana. Su templo parroquial (siglos XVI, XVII, XVIII) pudo ser mezquita musulmana. Hay un polideportivo y un mesón-asador (El Labrador) a la entrada.

Prosiguiendo, la carretera conduce a San Martín de la Virgen del Moncayo (8 kilómetros), muy cerca del Parque Natural, con una urbanización, un hotel ("Gomar") y tres restaurantes. Hay también dos carnicerías, pan, alimentación, frutas, verduras, pescado, dos bares y oficina bancaria. Es punto de partida para muchas excursiones. El sendero de pequeño recorrido PR-2 une San Martín con el de gran recorrido (GR-90) a su paso por Lituénigo. En la travesía se invierten 40-50 minutos y antes de llegar existe un desvío que acaba en el Santuario del Moncayo. Su iglesia (siglos XVII-XVIII) sustituyó a la anterior (siglo XV). Aquí mantienen la Virgen del Moncayo hasta el día de su romería al Santuario. Desde 1853, la Banda de Música "La Moncaína" aglutina a todos los vecinos que acompañan con fervor sus desplazamientos (más que un club). Hay un área de recreo, con fuente, mesas de campo y juegos para niños, junto al Barranco de Luzán.

Se presentan ahora dos opciones: Dirigirse a Agramonte (5 kilómetros), para continuar el recorrido desde Vera, o retornar 4 kilómetros hasta el cruce de Alcalá, que en dirección opuesta lleva a Lituénigo (7 kilómetros) (teléfono público 64 90 26), precioso municipio del Piedemonte donde celebran la rica tradición del "Pesaje de los niños". El castillo (siglo XV) está hoy adaptado a viviendas. La torre de la iglesia presenta vestigios románicos. Sus cubiertas y capillas laterales son del siglo XVII. Contiene un valioso patrimonio en imágenes, retablos y cálices. La ermita de San Miguel (siglo XVIII), tras su remodelación, es Casa Consistorial, centro cívico y salón de baile. En La Solana hay un encantador museo etnológico. Tienen frontón, bar (Tele club San Miguel), dos tiendas, una de ellas especializada en chorizo y ternasco, y dos apicultores que producen buena miel. Un área de descanso, con fuente y arboleda, mesas rústicas, asadores y juegos infantiles y otra área recreativa. Los jóvenes se agrupan en diez peñas festivas de sugerentes nombres.

Volviendo al eje del "peine" viario (4 kilómetros) y en dirección a Vera se entra en Litago (4,5 kilómetros), plaza amurallada que hasta 1910 cerraba sus puertas a las diez de la noche. Interesa el poblamiento prehistórico (4.000-2.000 años) del Barranco de la Jasa. En la cota más alta hubo un castillo, junto a la plaza de toros-vivienda, réplica de la de Tarazona. La iglesia de la Asunción (siglo XIII) guarda un hermoso retablo mayor y un crucifijo gótico (siglo XV) (la llave, en poder del párroco y los cofrades). Hay también dos ermitas. Hay médico, frontón, alquiler de habitaciones, un Restaurante-asador (Peña), un bar-merendero (Moncayo), un café (Domínguez), despacho de pan, carnicería con chorizo casero, comestibles y área de descanso. Sus vecinos se han agrupado en la Asociación "Puertas del Moncayo".

Retornando nuevamente, en dirección a Vera, a 3 kilómetros, Trasmoz (teléfono público 64 90 89), domina el Barranco de la Valluenga, presidido por su legendario castillo en lo alto del cerro por el que descienden las calles. Abandonado en 1520, fue escenario de aquelarres recreados por Bécquer. Colosal fortaleza romana y medieval (siglo XII) que conserva un perímetro amurallado con restos de seis torres y la del homenaje aún en pie. Del mismo siglo es la Iglesia de la Virgen de la Huerta, con señas medievales en la portada y resto del siglo XVI. Tienen bar, tienda de alimentación, centro cultural, frontón, calles bien asfaltadas y solares bien desescombrados donde piensan construir casas de promoción municipal para uso turístico. La Fundación "Castillo de Trasmoz" vela por la promoción de este lugar.

Hasta Vera de Moncayo (3,6 kilómetros) y Veruela (2 kilómetros), para llegar a Alcalá de Moncayo (1 kilómetro) (teléfono público 64 90 11), pueblo enriscado con espléndidas vistas. Sus vecinos se asocian por edad en el Club "Los Pichones" o en el de "San Sebastián". Cuenta con albergue municipal de sesenta plazas y comedor abierto todo el año en la antigua Casa de los Maestros, casa de turismo rural (Cascán, en la calle del Pilar), médico en días alternos, oficina bancaria, tres bares, un melero, dos tiendas y un ceramista que diseña instrumentos musicales (Eloy Sanz).

El conjunto fue fortaleza musulmana que pasó a depender de Veruela por donación de Ramón Berenguer IV hasta 1835. La actual Casa Parroquial ocupa un torreón circular del antiguo castillo y luce una bella ventana geminada. La iglesia de la Asunción (siglo XVI) conserva ricos retablos e imágenes. La rehabilitación urbana de Alcalá es un modelo a seguir.

Añón de Moncayo (teléfono público 64 90 29), dista 2 kilómetros. Junto al río Huecha, enclavado en gran parte de la Sierra del Moncayo sobre una cresta rocosa. Los senderos de la Gran Ruta (GR-90) y de las Pequeñas Rutas (PR) cruzan el casco urbano, partiendo de Alcalá por una pista entre carrascas, para desembocar en el camino que desciende por las huertas hasta el puente del Huecha, que llega a Añón en 8 minutos. Entrando en coche por el camino de la izquierda, se desciende hacia el área recreativa del río, con fuente, mesas y juegos infantiles, junto a la Cueva de Añón, que horada con dos entradas un escarpe calizo, de cuyo fondo surge un caudaloso manantial kárstico que se asemeja al de Vozmediano.

Volviendo en coche a la entrada del pueblo, donde debe estacionarse, se continúa a pie calle arriba hasta el "Balcón del Huecha", con magnífica panorámica sobre el valle desde un corte rocoso en vertical. Retomando la calle principal se asciende a la plaza de la Iglesia, desde cuyo mirador se contempla una bella imagen de todo el pueblo y el Somontano con las Peñas de Herrera.

La iglesia románica, reformada en los siglos XV y XVII, contiene valioso arte mueble. Desde su campanario puede superarse la vista anterior. En un rincón de la plaza hay un excepcional conjunto defensivo que perteneció a la Orden de San Juan y fue sede de la Encomienda Somontana. El poderoso castillo de recio sillar es hoy asiento de viviendas junto a lo que fue muralla en un recinto con acceso por una puerta en recodo bajo la torre. Bajando por la calle más ancha se ven casas solariegas de estilo aragonés.

Añón ofrece biblioteca, piscina, frontón, campo y pista deportiva, carnicería, dos tiendas, dos productores de miel y tres bares. Sus vecinos impulsan la "Asociación para la Promoción Humano-Social del Somontano del Moncayo". De Añón a Veruela, por la carretera que desciende paralela a la Huecha de Morana, hay tan sólo 3 kilómetros.